Aprendizaje e inclusión. Éxito en las I Jornadas de deporte adaptado para colegios.

El pasado 21 de Noviembre se desarrolló en Vigo la última actividad de las I Jornadas de deporte adaptado ‘Ponte en mi lugar’, coorganizadas por Enki y la Federación Galega de Deporte Adaptado (FGDA), con la colaboración de la Obra Social La Caixa.


Las jornadas incluían dos citas. La primera de ellas tuvo lugar hace unos días en diversos centros escolares de la ciudad. En ella, el paratriatleta Ángel López, presidente de Enki- Fundacion Abrente, el tenista Martín Varela, y Dani Varela, tenista y ciclista, narraron sus historias de superación y presentaron a los escolares el deporte adaptado.

El jueves por la mañana, en As Travesas, se celebró la segunda actividad. Los centros CEIP Pintor Laxeiro, CEIP Balaídos, CEIP Escultor Acuña, CEIP A Doblada, y Compañía de María, congregaron en el complejo deportivo a más de 400 estudiantes de quinto y sexto de primaria que, desde las 10:30 horas, disfrutaron practicando diversos deportes adaptados. El concejal de deportes, Manel Fernández, junto a Susana García, secretaria de la FGDA, y el director de área de la Caixa, fueron los encargados de inaugurar esta actividad, todos agradecieron a Enki el desarrollo de estas jornadas, destacando su relevancia. “Es muy importante que disfrutéis aprendiendo, descubriendo que hay muchas modalidades de deporte adaptado, conociendo otras realidades”, indicó el concejal a los escolares presentes.

“Cuando llegamos al aula el primer día, les dábamos pena. Hoy me han pedido autógrafos”
así resume las jornadas Ángel López, presidente de ENKI - Fundacion Abrente, “en el
medio hay muchas cosas; en la charla les dejamos que nos hagan preguntas de todo tipo,
les hacemos bromas con la silla… Autógrafos ya les dije que no, que yo no soy famoso, que
soy una persona normal”. Ese es precisamente el objetivo de estas jornadas: “buscamos la
normalidad. Ahora estamos con que si discapacitado, minusválido, persona con
diversidad… Yo soy Ángel. En el momento que nos conocen, nos ven como iguales, y dejan
de incomodarse. Ellos, cuando no saben, ponen barreras. Una vez que empiezan a jugar,
ven el esfuerzo, aprenden, disfrutan, y normalizan. Estamos muy contentos con el
resultado”.